Archivo de la etiqueta: Jueves Santo

Hoja de cantos de Taizé

Estándar

Hoja de cantos para la noche del Jueves Santo. Hora Santa.
Ir al índice de cantos de Semana Santa.

Descarga la hoja de cantos en PDF

CANTOS DE TAIZE

Al atardecer de la vida, me examinarán del amor,
Al atardecer de la vida, me examinarán del amor.


Busca el silencio,
ten alerta el corazón,
calla y contempla.


De noche, iremos de noche, que para encontrar la fuente
sólo la sed nos alumbra, sólo la sed nos alumbra.


Diste la vida por sembrar tu justicia y tu paz.


El Señor es mi esperanza, el Señor es mi canción.
Él nos da la salvación, en Él confío, no he de temer,
en Él confío no he de temer.


En nuestra oscuridad,
Enciende la llama de tu amor, Señor, de tu amor, Señor.
En nuestra oscuridad,
Enciende la llama de tu amor, Señor, de tu amor, Señor,
en nuestra oscuridad.


La misericordia del Señor, cada día cantaré.


Laudate Dominum, Laudate Dominum, omnes gentes, alelluia(2)


Nada te turbe, nada te espante, quien a Dios tiene nada le falta.
Nada te turbe, nada te espante, sólo Dios basta.
Todo se pasa, Dios no se muda, la paciencia todo lo alcanza.


Oigo en mi corazón: “buscad mi rostro”.
Tu rostro buscaré, Señor, no me escondas tu rostro.


Quedaos aquí y velad conmigo, velad y orad, velad y orad.


Tú me sondeas y me conoces, tú me hablas a mí Señor. (2)
Tú me proteges y me defiendes y mi alma está viva por ti. (2)
Tú me creaste para alabarte. Te doy gracias por siempre, Señor. (2)


Ubi caritas, et a………mor, ubi caritas, Deus ibi est.
Confitemini Domino quoniam bonus, confitemini Domino ¡Aleluya!


UH, UH, UH, adoremus te domine.


Ven, no apartes de mí los ojos, te llamo a ti, te necesito,
para que se cumpla en el mundo, el plan de mi Padre.


Descarga la hoja de cantos en PDF

Anuncios

Servidores sed

Estándar

Es un canto apropiado para el momento del lavatorio de los pies en la celebración del Jueves Santo. Ir al índice de cantos de Semana Santa.

Acordes

SERVIDORES SED

 

Antes de la fiesta de la Pascua,

durante la cena estaban reunidos,

sabiendo que el Padre todo lo había dado,

y que a Él volvía otra vez.

 

Con una toalla en su cintura

puso luego agua en una jofaina.

Se acercó hasta ellos y sus pies lavó,

luego los secaba con amor.

 

Entre los hombres servidores sed,

pues Yo, el Maestro, lo he hecho con vosotros.

Os lo aseguro: “felices seréis.”

Muy pronto todo vais a comprender. (bis)

 

¿Cómo estás hablando de lavarme,

Tú, Señor Jesús, si eres el Maestro?

Deja que lo haga. Pedro, no lo entiendes,

pero un día claro lo verás.

 

Si yo no te limpio con mi agua,

no tendrás ya nada que ver conmigo.

Entonces Señor, no sólo los pies,

lava, pues, también todo mi ser.